Cubiertas o cerradas, públicas o privadas… La desinfección del agua y su tratamiento es clave para el mantenimiento de un piscina. 

Los spas y piscinas son centros donde es muy fácil la proliferación de patógenos debido a las condiciones de humedad y temperatura, muy adecuados para el crecimiento y proliferación de microorganismos. Por ello deben cumplir las más estrictas normas de higiene con el fin de lograr esa percepción de espacio confortable y saludable, sin olores desagradables, y donde no se transmitan enfermedades; asegurando la mejor experiencia al cliente y la posible fidelización del mismo.

Durante mucho tiempo, el cloro y el bromo han sido los desinfectantes estándar para el tratamiento del agua de piscinas; muchas de ellas contienen altos niveles de hierro y manganeso. Sin embargo, varios estudios han demostrado que el uso de productos químicos puede acarrear consecuencias negativas para la salud debido a la reacción del cuerpo a este tipo de producto que dejan restos de productos químicos en el agua. 

Es necesario, por tanto, llevar a cabo un adecuado tratamiento y desinfección del agua de la piscina con un producto que garantice la desinfección y que al mismo tiempo no sea agresivo con el usuario ni con el medio ambiente.

¿Por qué realizar la desinfección con ozono en piscinas?

El ozono puede ser el sustituto del cloro y el bromo, ya que es un floculante natural además de un potente antialgas, es decir, no contiene productos químicos.

El vaso de una piscina tratado con Ozono evitará y eliminará hongos y bacterias que producen infecciones y malos olores.

 

Sanitización de agua de piscinas

Desinfectar y limpiar por ozono una piscina es el método más eficaz  ya que el ozono al ser el elemento más oxidante de lo agentes usados, destruye algas y bacterias, elimina virus y oxida numerosos contaminantes orgánicos e inorgánicos presentes en el agua de las piscinas.

El ozono es un producto completamente natural que al ser utilizado desaparece totalmente de la piscina sin dejar ningún residuo. Por ello, es importante mantener una pequeña cantidad de cloro que apenas alcanza un 10% de la cantidad que se utilizaba normalmente, algo que es casi inapreciable en el agua.

Beneficios de desinfectar con ozono piscina y spa de un hotel

El principal beneficio de desinfección del agua mediante sistemas de ozono es la casi total desaparición del típico «olor a piscina», los ojos rojos y la irritación de la piel y el pelo, entre otras consecuencias que se dan al usar productos como el cloro. 

Ozono como desinfectante de agua de spa y piscinas

En virtud de sus poderosas propiedades oxidantes, el ozono previene la acumulación de productos causantes de olores, derivados dañinos o refractarios de la cloración de la contaminación orgánica humana (monocloramina, dicloramina, tricloramina, trihalometano…).

Por otra parte, el ozono no solo ayuda a la desinfección del agua, también actúa como coagulador, es decir, aumenta el funcionamiento del filtro de arena y del carbón activo. ¿Y qué se consigue con esto?, te preguntarás. El tratamiento por ozono en piscinas contribuye al ahorro de agua ya que no se necesita aporte extra de agua para renovarla.

Y no solo eso pues el efecto beneficioso del tratamiento con ozono es la sorprendente claridad del agua tratada. Así, por ejemplo, puede hacer que el agua de color verdoso se vuelva agua azul, brillante y clara. 

Desinfección y limpieza por ozono en balnearios

El tratamiento de ozono, además de en piscinas públicas o privadas, también es aplicable en instalaciones de spa. Así en jacuzzis, baños turcos o cualquier otro tipo de instalaciones que podemos encontrar en un balneario, también es recomendable utilizar el ozono. 

La desinfección por cloro presenta una alta rapidez, pero no obstante la desinfección realizada mediante la ozonización desprende una rapidez de desinfección hasta 3.000 veces mayor que la del cloro, por lo que las diferencias y ventajas son notablemente superiores, sobre todo si hablamos de aplicarlo en grandes instalaciones

Así, estas ventajas son mayores en balnearios, por cuyas aguas pasan a diario cientos de personas tanto en invierno como en verano. Además, el uso del ozono permitirá ofrecer a los clientes unos servicios más amplios y seguros por parte de estos centros de agua terapia. 

Tratamientos de aguas en piscinas y spas de hoteles con ozono

El Ozono desinfecta y desodoriza vestuarios y duchas. La increíble contaminación de saunas y spas desaparece y ayuda a todo tipo de instalaciones hoteleras a recuperar su salubridad.

La ozonización elimina fulminante y completamente todo patógeno diseminado por el aire, garantizando una perfecta asepsia. Por tanto, el Ozono ayuda en gran medida a la Prevención en Riesgos Laborales.

El Ozono es una herramienta imprescindible para mejorar el rendimiento de cualquier hotel, de una manera natural y ecológica. Puede ser utilizado tanto para tratamientos ambientales de desodorización, como para la desinfección de aire y agua.

También ofrecemos tratamientos de desinfección con ozono en hoteles y gimnasios.

Precisamente hay que destacar que en grandes centros hoteleros suelen darse casos de olores relativos al desecho y tratamiento de sus aguas residuales que resultan difíciles de solucionar. Por ello, el tratamiento de aguas residuales con Ozono, que se puede llegar a utilizar en agua limpia, eleva el nivel de tratamiento hasta cuotas de excelencia imposibles de obtener por otros medios.

El tratamiento de aguas con nuestros sistemas basados en ozono se puede emplear de forma continua en presencia de los clientes. Además, no genera olores desagradables. Es más, los elimina.

En resumen, el ozono es superior a componentes como cloro o bromo en cuanto a capacidad desinfectante, baja toxicidad y calidad del agua. Si quieres que tus clientes disfruten de unas instalaciones higienizadas y desodorizadas, utiliza el ozono.